sábado, 9 de abril de 2011

Basura blanca española y los EE.UU

“Cronica de la américa profunda, despachos desde la guerra de clases” , es un libro de Joe Bageant, publicado en el año 2008, y que poco a poco se va propagando gracias al boca a boca. Bageant era incialmente un blogger alternativo al que algunos en EE.UU ya llaman el abanderado del “nuevo-nuevo periodismo”.

Bageant cree que el éxito de su libro se debe a que “en los diarios y la televisión ya no tenemos periodismo real, sino propaganda, piezas aptas para consumidores de información, por lo que la gente acude a Internet y a los libros para informarse en profundidad”.

Su método: “Me sumergí en mis orígenes sociales como si fuera un antropólogo analizando una extraña tribu del Yemen”. Ex-veterano del Vietnan, donde se sintió carne de cañón, a su vuelta a los Estados Unidos, se hizo pacifista.

Joe Bageant nos retrata los Estados Unidos de la mayoría social, de la llamada “basura blanca”: blancos pobres, religiosos, conservadores, sin estudios o con muy pocos estudios, y que representan la mayor minoría del país.

El sueño americano... ya lo dice la frase: un sueño.

"El problema es que mucha de esta gente - dice - son educados en escuelas fundamentalistas cristianas, que es la versión estadounidense de las madrassas islámicas. Son el tipo de público al que habla Sarah Palin, gente que niega la teoría de la evolución y que, en el fondo, estaría contenta con un estado teocrático. Se compran coches de 39.000 dólares a crédito pero no tienen seguro de salud. Son la prueba de que el problema más grave de este país no es el terrorismo ni las drogas ni la inmigración: es la ignorancia".

"Estamos hablando de gente que, como máximo, ha acabado el bachillerato, aunque no todos, y que, sumando los sueldos de los dos cónyuges, ganan entre 25.000 y 30.000 dólares al año. Son al menos 35 millones, según las propias cifras del gobierno, maquilladas a la baja".

En “Crónicas de una américa profunda”, el sueño americano ser revela como “un holograma que nos emboba, algo totalmente falso”. “Se supone que los blancos, especialmente los machos blancos, gozamos de grandes ventajas, que explotamos despiadadamente. Pues, en realidad, la mayoría de nuestros pobres son blancos (51%), superando a los negros en una proporción de dos a uno y a todas las otras minorías pobres combinadas. América ha sido muy permeable a los mitos culturales que asocian la piel blanca al poder, la educación y las oportunidades. La sociedad capitalista nos enseña que tenemos todo lo que nos merecemos, así que si un hombre blanco no tiene éxito, eso sólo puede ser resultado de su propia pereza. Pero, al igual que los moradores de los ghettos negros y latinos, los blancos trabajadores pobres viven dentro de una construcción social sin salida que lo único que les garantiza es el fracaso. El problema es que hacen que la gente viva como un fracaso personal lo que es una situación estructural. Si tu padre se deja la salud en un trabajo durísimo para conseguir a cambio sólo unos pocos dólares y nunca ha leído un libro en su vida y tu madre es una obrera en una fábrica, no tienes la más mínima posibilidad de ser reclutado por los clubs más selectos de Yale ni de llegar a presidente de los Estados Unidos, a pesar de nuestra mitología nacional. Si has nacido ahí, vas a tener que apechugar con un trabajo de ocho dólares la hora y rezar para que te sobre algo para pagar la factura de la calefacción".

Joe Bageant, sostiene la tesis de que los valores de la sociedad norteamericana han derivado en unos distintos a los del resto del mundo occidental. Personalmente, discrepo. En Europa, y particularmente en España, la clase política ha hecho todo lo posible por reproducir el modelo de explotación y degradación humano, de esclavitud y analfabetismo, de consumismo convulsivo, existente en los Estados Unidos. Muchas de las frases de Bageant, de sus descripciones económica y sociales, mentales, son aplicables a la España actual, donde también podemos decir, tenemos una “basura blanca” que representa la mayor minoría social del país: inculta, fundamentalista (a su manera progre, del buen rollo), y sin la más mínima posibilidad de promoción o movilidad social.


Un dato aportado por Bageant y también extrapolable a Europa, y particularmente a España: “los blancos pobres, que, a diferencia de los negros o los hispanos, no cuentan con asociaciones o líderes que dediquen todos sus esfuerzos a insuflarles autoestima y dignidad. Son vistos como basura y se sienten basura, "basura blanca". ¿Cuántos españoles se sienten hoy con los mismos derechos que los extranjeros ante el Estado, ante la administración, ante la ayuda social?

La globalización está creando un modelo social mundial el cual se encuentra en distintas fases de desarrollo. En Estados Unidos, la población mayoritaria es ya una minoría sin derechos reales, esclava, idiotizada y que acepta su destino como una consecuencia de errores personales, sin nada que ver con la existencia de un modelo socio-económico que hace inevitable la miseria y la pobreza. ¿Cuánto falta para que en Europa ocurra lo mismo? ¿Falta realmente algo, o ya hemos llegado, sin darnos cuenta, al modelo norteamericano neoliberal?

Mi opinión es que ya hace tiempo que hemos llegado.

7 comentarios:

  1. Fenomenal reseña, Stop, e interesante libro el que pones en bandeja, sobre el que se puede discutir largamente. Si entendí bien resulta que por cada pobre negro, hay dos pobres blancos, ¿pero proporcionalmente también? Sería ese un dato insólito.Si en tu opinión la población mayoritaria en EE UU es una minoría esclava e idiotizada, (por mucho que voten a Obama, que iba a ser asesinado al día siguiente) dentro de un modelo que hace inevitable la miseria y la pobreza, me gustaría saber qué modelo te resulta entonces más atrayente. En fin, una interesante reseña que invita a pensar y a dialogar.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  2. Hola Jose Antonio. Estos son los datos de Joe Bageant, que supongo serán reales porque al contrario que en España, la administración federal norteamericana tiene y ofrece tados sobre casi todo lo imaginable. Los resultados son negativos para los blancos, tanto en números totales como en porcentajes.

    El problema del modelo económico es que se sustenta en la depredación de recursos, ya sean naturales o humanos. Esta depredación era de limitadas consecuencias por el limitados número de habitantes, o por limitaciones tecnológicas, pero las limitaciones tecnológicas en la actualidad se basan en los límites de la rentabilidad y la población mundial es, posiblemente, de 8.000 millones de personas. En este mismo blog tengo otro artículo con un gran documental de Annie Leonard, del mes pasado, donde se explica la externalización de costes y la imposibilidad de mantener el sistema actual global de crecimiento constante y consumista, para garantizar el crecimiento.

    Por pura lógica, un sistema depredador del planeta, no puede crecer cada año, y todos los años, infinitamente. Como se explica en ese documental, para mantener ese ridmo, se necesitarían cinco planetas como la Tierra.

    Sobre qué sistema se puede proponer... Eso es algo que nadie ha sabido todavía plantear, por su complejidad, sin tener que escribir varios libros.

    Se puede plantear el problema como el diseño de un sistema socio-económico para el planeta, que fuera perfecto. Esto sería fácil. Y muy discutible porque no todos coincidirían en el modelo adecuado.

    Se puede plantear el problema como el diseño de un sistema socieo-económico para el planeta, que fuera realizable. Eso ya es mucho más difícil, o casi imposible.

    El sistema actual favorece a una pequeña casta dominante, y el sistema ha creado también toda una telaraña social, económica, de pensamiento, a la cual la propuesta de otra realidad, social o económica, le resultaría imposible de asimilar. Dentro de este planteamiento de soporte social del actual sistema social, está el culpar al ciudadano de su propia miseria.

    Un trabajador cuya empresa cierra, que se ve en la calle, que no encuentra trabajo, para muchos será alguien fracasado, que no quiere trabajar, o no apto para el trabajo. El que la empresa esté ahora en China, Marruecos, India, pagando menos impuestos, con trabajadores "esclavos", que estos mismos trabajadores occidentales acudan "a los chinos", a comprar productos de baja calidad y bajos precios, fabricados por "esclavos", porque son más económicos, no se asocia con el problema, o cuesta asociarlo, porque se nos ha dicho que eso es "libertad de empresa", "libertad de comercio". Pero no es cierto, es "libertad de explotación", "libertad de traficar los productos de esa explotación humana".

    El problema no es de la gente. Gente que tenía trabajo, que eran productivos, y de la noche a la mañana ya no son productivos, interesantes para el sistema. El culpable de eso, es el sistema. Un sistema donde las personas son mercancias: recursos humanos.

    Creo que con estas pocas pinceladas se puede entender que el problema es social, filosófico, mental, y por último, es económico, porque la economía es lo que la masa acepta, o se le impone, y adoctrina por el poder, para que acepte (o soporte) como bueno. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. @ José Antonio. Un ejemplo de desarrollo económico. Al terminar la II Guerra Mundial, Japón y España tuvieron que hacer frente a terribles carencias. Ambos países desarrollaron un sistema económico basado en la autarquía.

    En Japón, casi todo lo que se consumía en Japón, estaba producido en Japón.

    En España, casi todo lo que se consumía en España, estaba producido en España.

    Ambos países tenían una carencia de producción de carne, y ambos países optaron por crear grandes flotas pesqueras y conseguir materia comestible del mar. La primera flota mundial de pesca fue la japonesa, la segunda la española.

    Con la guerra de Vietnan, los contratistas del ejército norteamericano se pusieron a encargar productos, avituallamiento a Japón. Les salía más económico que producirlo en los Estados Unidos. Esto supuso un tirón espectacular para Japón. De producir productos realmente malos, de baja calidad y bajo precio, comenzaron a producir productos para los militares y la logística militar, que precisaban de cierto control de calidad.

    En España, una televisión, lo sé perfectamente, de las de lámparas, podía durar 20 años. Todo se producía en España, eso salía caro, es evidente, pero lo que se producía tenía que durar muchos años. Las cosas se reparaban porque era más barato.

    En el modelo actual, casi nada se produce en España. Los productos se producen diseñados para que empiecen a fallar pasado el tiempo de garantía. Ya no sale más económico reparar las cosas. Ni siquiera un coche viejo porque la reparación puede costar casi lo mismo que comprar otro coche viejo con garantía. Este sistema derrocha materiales, es anti-ecológico y se sustenta en salarios miserables y materias primas económicas conseguidas mediante minas infames, procedimientos industriales insanos y toda una larga lista de destrucción barata e inmisericorde de amplias extensiones del planeta.

    Bueno, este es un ejemplo de como dos modelos económicos idénticos, por influencia de la demanda exterior, acaban en sistemas totalmente distintos. En Japón no tienen extranjeros, no tienen apenas paro (aunque la economía esté estancada) y en España tenemos seis millones de extranjero, cinco millones de parados y un altísimo porcentaje de economía sumergida, ilegal, y de precariedad laboral insoportable. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes qué? En Japón no hay extranjeros, y si los hay, son españoles.

      Eliminar
  4. En muchas cosas tienes razón stop, pero no veo modelo económico alternativo capaz de evitar la basura blanca, la miseria y la pobreza, con la ventaja de que en Estados Unidos muchos sí salen de la miseria comparativamente a otros lugares del mundo. Todo es susceptible de mejora, pero los sistemas no cambian en las mesas de los despachos, los avances nos los tenemos que currar las personas plantando cara a los políticos para forzarlos a buscar solucciones a estos déficits.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Candela. Bueno, tu razonamiento entra de lleno en lo que es la mecánica social impuesta desde las élites.

    Los estudios antropológicos han demostrado que la movilidad social ascendente en los EE.UU es idéntica a la existente en la India e inferior a la de Europa Occidental. Los resultados han sido tan sorprendetes que pese a que esto es asi desde hace unos treinta años, se sigue con la idea del "sueño americano".

    La siguiente idea es esa que tu dices que hay que currarselo. Pero... ¿si en España existieran 5 millones de ingenieros, médicos y técnicos especializados, y además políglotas, crees que todos encontrarían trabajo, o seguirían en el paro?

    La respuesta evidente es que no. Por muy formada que esté la gente, si existe un sólo puesto de trabajo, a veinte candidatos, sólo uno de ellos, por buenos que sean, conseguirá el puesto.

    Esto nos lleva a que es un problema del sistema. Comentar en profundidad todos los fallos del sistema sería demasiado largo. Un buen ejemplo de como funciona el sistema es que las élites financieras tienen grandes sueldos, grandes comisiones, cobran indemnizaciones por ser despedidos incluso después de hacer mal su trabajo, reciben ayudas de dinero público, porque se nos dice que ese sistema hay que salvarlo a toda costa, cueste lo que cueste, pero si usted monta un negocio y lo hace mal, acabará embargada, arruinada y en la calle. ¿Tiene este sistema algo que ver con la valía o el esfuerzo personal? Es evidente que no. Ante el fracaso, unos se van al arroyo y otros se compran una isla privada. Y además, con dinero público, de los contribuyentes.

    No sigo porque sería una respuesta muy larga, pero el verdadero problema es sociológico. Su forma de pensar y de ver el problema, forma parte del problema. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Lo españoles son y han sido siempre basura, pero no son blancos.

    ResponderEliminar