viernes, 24 de junio de 2011

CALLE 13 fiesta de locos, dedicado al pacto del euro.

video

Como el pacto del euro que se firmará el próximo día 27 de junio, es una fiesta de locos y viene sin lubricación, dedico esta canción a todos los hijos de perra (con perdón para los perros), mal nacidos, que van a firmar, ratificar, sentenciar y poner en marcha la esclavitud total y absoluta de los europeos. Porque esto del pacto del euro (o pacto del chavo) es sólo un primer paso. Lo siguiente será un microchip personal insertado en la epiglotis. Pero de buen rollo, por nuestro bien, por la libertad, por el progreso, el desarrollo, el orden social y el bienestar económico... De unos cuantos.

11 comentarios:

  1. Me uno a tu dedicatoria, Stop, y que se metan los señores presidentes de los paises europeos, la comision europea y los eurodiputados el pacto por el mismisito ojete. Al final seguro que les gusta. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Discrepo de usted,Stop, por que el Pacto del Euro lo que pretende es evitar que se produzcan situaciones que pongan en peligro no ya la moneda única si no la propia supervivencia de la UE .

    El pacto por el euro incluye objetivos anuales individuales que cada país presentará a sus socios cada mes de abril y que este año se aprobarán en la cumbre de Bruselas.

    El acuerdo, también llamado "de competitividad", se estructura en los siguientes ejes:

    - Alineación del impuesto de sociedades para incrementar la competitividad de la región.

    - Aumento de la edad de jubilación para adaptarla a la nueva esperanza de vida.

    - Vinculación de los salarios a la productividad.

    - Flexibilización del mercado de trabajo incentivando la contratación y formación permanente con una rebaja de la fiscalidad.

    - Vigilancia de la solvencia del sector financiero.

    - Control del déficit a través de objetivos establecidos en leyes nacionales o, incluso, en la Constitución.

    - Sostenibilidad de las cuentas públicas a través de una reforma del sistema de pensiones y de protección social.

    - Control del endeudamiento para que la deuda pública no supere el 60 % del PIB, que es el tope marcado por los tratados europeos.

    - Asunción a nivel nacional de compromisos anuales cuyo cumplimiento los países deben justificar doce meses después ante el resto de socios europeos y la Comisión Europea.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, Sr. Andradas, tenemos aquí al asesor economico del candidato Mc Cain, jajajajaja. Ahora entiendo por qué perdió las elecciones. Ya nos sabemos las recetas del pacto del euro, lo que tiene que enterarse usted es por qué no lo queremos y aquí seguro que puede informarse:

    http://www.democraciarealya.es/tmp/19j/DRY_Resumen_Rechazo_Pacto_Euro.pdf

    Saludos Sr. Asesor.

    ResponderEliminar
  4. Hola Julio Andradas. Un honor tener comentaristas de tanto nivel. La verdad es que no me los merezco, pero mil gracias por comentar.

    Yo discrepo profundamente con todo su comentario. Una contestación, punto por punto, sería muy larga y quizás desproporcionada. Muy escuetamente, los errores, importantes, de todo lo expuesto, que son de simple lógica, son los siguientes:

    1º. No se puede vincular la prestación de las pensiones al número de trabajadores, ni al tiempo cotizado, pues es un DERECHO constitucional disfrutar de una prestación, pensión, ayuda social, no contributiva, con lo cual, en gran medida, se deberían comenzar a desvincular la prestación de las pensiones de las cotizaciones.

    2º Siguiendo con el tema anterior de las pensiones, el sistema es piramidal. Tiende hacia el infinito, lo cual es también altamente irracional. Como el sistema es irracional, se intenta alargar la pirámide subiendo su altura (edad de jubilación, años de cotizaciones, requisitos), cuando para ser justo el sistema debería adaptarse a la productividad empresarial y a la recaudación impositiva al consumo, como podría ser con el IVA. Ejemplo: una empresa que produce 10 vehículos al día con 100 operarios, es más competitiva que otra que produzca 10 vehículos al día con 200 operarios, pero desde el punto de vista de recaudación de SS, es mejor la segunda empresa.

    Sigo...

    ResponderEliminar
  5. Intentaré no extenderme mucho.

    Siguiendo con el tema del pacto del euro, intentar controlar el gasto público, o la deuda pública, cuando todo ello depende de unos mercados que marcan unos intereses que están al capricho e interés personal de especuladores, es, sencillamente: "santificar la economía de casino".

    Los efectos del pacto del Euro serán justo los contrarios de aquellos que se dicen, se quieren, se predican, van a ser evitados. El margen de maniobra de los gobiernos, ahora escaso, será inexistente.

    Para no alarmarme, lo que se persigue es evitar que los únicos que si tuvieran intención de hacerlo aún podrían plantar cara a los mercados, a la banca internacional y al poder económico en la sombra, puedan hacer, ni de casualidad, algo en contra de los mercados, los especuladores y la banca internacional.

    Los políticos se han desprestigiado a si mismos, cierto, pero la banca ha promovido, mediante agentes, movimientos sociales, tipo 15-M, de repercusion internacional, que buscan acabar con el supuesto poder político, anulándolo y dejando con ello a los ciudadanos completamente indefensos ante los "mercados", los especuladores y especialmente ante la Banca Internacional que es quien controla absolutamente todo.

    Una evidencia CLARA de lo que digo, es que en todo lo enunciado se habla de déficit, de contención del gasto, de pago de deuda, de nivel de deuda, de reducción de presupuestos, pero... ¿qué pasa con la gente? ¿Se dice algo sobre reducir el paro creando bolsas de trabajo social? ¿Se dice algo de repartir mejor la riqueza de las naciones? ¿Se propone algo para luchar contra la especulación de los mercados, de la deuda, de la comida, de las mercancías, del petróleo? En definitiva... ¿se propone algo pensando en la gente de la calle?

    Me parece que sobre esos asuntos, no proponen nada. Dios, es el euro. El euro, es Dios. El dinero, los mercados, son Dios. Y hay que someterse a Dios, rezar a Dios, morir por Dios y morir de hambre por ese Dios.

    Lo dicho: discrepo totalmente de este tipo de planteamientos que buscan las esclavitud de las personas. Podemos ser esclavos, por la fuerza, sí, pero el colmo sería pensar que somos esclavizados por nuestro bien. Gracias por participar.

    ResponderEliminar
  6. Wafah:

    Vamos a ver, señora del turbante.
    Lo mínimo exigible, cuando no se tiene nada que decir, es guardar un prudente silencio.
    Y tratar con respeto incluso de quién se discrepa.

    Evidentemente usted no tiene ni la más remota idea de economía. Es obvio.
    Para usted el "pacto del euro" es como los agujeros negros para los especialistas en física cuántica: intuyen que existe, pero ninguno sabe de qué va la cosa.

    Y sí;vuelva a leerse el enlace perrofláutico que ha puesto, por que eso no es el "pacto del euro".
    Ni siquiera saben de lo que discrepan.

    ResponderEliminar
  7. Stop:

    Voy a tratr de recapitular y explicarlo sencillo.
    Por cierto,gracias por su cordialidad. Un placer comentar en su blog.

    Allá a finales de los años noventa, cuando los países de la eurozona adoptan la moneda única, todos los implicados estában tomando un paso muy importante. Era algo que no se había intentado antes en ningún sitio: un grupo de estados soberanos independientes deciden abandonar sus divisas nacionales y ceder su política monetaria a una entidad supranacional independiente. La idea era arriesgada, y muchos economistas no se cansaron de repetirlo. El riesgo era tal, de hecho, que muchos países de la Unión Europea decidieron quedar fuera de este proyecto, temerosos de ceder la mitad de su política económica al Banco Central Europeo.

    No tener moneda propia implica, de forma inevitable, que toda una serie de medidas para combatir recesiones o generar crecimiento económico están fuera de la mesa. Para empezar, no puedes devaluar tu moneda. Esto implica que si tus salarios crecen por encima de la productividad, no puedes volver a ser competitivo dejando que tu divisa pierda valor o generando un poco de inflación. Todos los incrementos de poder adquisitivo deben ir acompañados de un aumento de la productividad, so pena de quedarte atrás y no poder hacer un ajuste sin comerte deflación.


    En segundo lugar, los tipos de interés están fuera de tu control. Esto quiere decir que casi siempre estarán un poco por debajo o un poco por encima de lo que tu economía te pide, así que tienes que estar preparado para actuar en consecuencia. Si son demasiado bajos, tu gobierno debe estar dispuesto a tener una política fiscal muy restrictiva para evitar que tu economía se pase de frenada. Debe estar dispuesto a actuar con saña ante el más mínimo conato de burbuja especuladora, empezando por el sector inmobiliario. Y por supuesto, debe ver la inflación como un demonio terrorífico, ya que te masacra tu competitividad. Cuando los tipos de interés sean demasiado altos para tu gusto, es entonces cuando el gobierno debe ser capaz de actuar de forma contracíclica con energía.

    En tercer lugar, como no puedes fingir ser productivo utilizando trampas monetarias, es necesario hacer todo lo posible para que tu economía sea flexible. Esto quiere decir que los salarios puedan ajustarse rápido a cambios externos, las empresas tengan capacidad de adaptarse igual de rápido, las buenas ideas puedan ser adoptadas con facilidad y sin estúpidas barreras a la competencia, etcétera, etcétera, etcétera. Todas esas medidas que contribuyen a aumentar la productividad de la economía, y que en contra de lo que dicen por ahí fuera, no tienen nada que ver con bajar salarios.

    En cuarto lugar, el gobierno debe tener cierta disciplina fiscal: no puedes gastar lo que tienes, ya que no puedes huir de tus deudas devaluando. El pacto de estabilidad, que tan mala prensa tenía, se añade para evitar que algún listillo gastara lo que no tenía y depués pidiera al resto de la eurozona que le salvara el culo. Esta fue la única norma explícita codificada al escribir las reglas de la eurozona. Se suponía, por aquel entonces, que la única forma de cuadrar las cuentas de un estado a largo plazo era siguiendo las reglas no escritas detalladas arriba. Y por descontado, nadie sería tan cafre como para no hacer los deberes.

    Que es precisamente lo que ha pasado en Grecia, Irlanda, Portugal y España.

    ResponderEliminar
  8. Cuando se creó el euro, todos los abajo firmantes sabían de sobras dónde se estaban metiendo. Entrar en el euro implicaba renunciar a un instrumento de política económica a cambio que tu divisa fuera una moneda refugio y protección contra tormentas monetarias. No era un chollo, ni una ventaja gratuita inmediata; implicaba seguir unas reglas. El pacto del euro, lejos de ser una conspiración bancaria para oprimirnos a todos, es una codificación explícita de todo lo que los estados de la eurozona deberían haber hecho y no hicieron.

    Sí, son medidas impopulares. Algunos países, como Alemania, tuvieron a gobiernos pasando un mal raro (y perdiendo elecciones) para adaptar su economía a las enormes ventajas potenciales que le daba la eurozona. Otros decidieron no hacer absolutamente nada, falsearon sus cuentas públicas en plan salvaje, permitieron que sus bancos exploten los tipos de interés negativos como posesos o toleraron la madre de todas las burbujas inmobiliarias (con financiación pública, vía cajas de ahorro) y le llamaron “milagro económico español”. El pacto del euro es un puñetazo en la mesa de la Europa que ha hecho los deberes dirigido a los que se tomaron entrar en la eurozona como una verbena: si queréis estar en el club, tenéis que seguir las reglas. Si no, fuera.

    La firma del pacto no es voluntaria, dicen algunos. Claro que no. Los cuatro salvajes que no han actuado como deben están costando un montón de dinero a los países que sí han hecho deberes; sólo faltaría que encima tuvieran que pedirnos permiso. Y oye, podemos no firmar y salir del euro – aunque eso sería como cortarte las piernas para protestar el precio de un billete de autobús.

    Por mucho que se exclamen, la única manera de salvar la Unión Europea y el estado de bienestar, en estos momentos, en conseguir que el experimento que es el euro no acabe como el rosario de la aurora. La única forma de hacerlo es haciendo las reglas que todos aceptamos al adoptar la moneda única se cumplan – y el pacto del euro es a día de hoy, la única solución si se quiere mantener la UE.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Julio Andradas. Gracias por las explicaciones, que son un deleite de leer, pues resumen perfectamente la versión académica y oficial de toda esta crisis.

    El fallo de esta versión radica en que parece que las cosas se pueden hacer mal, intencionadamente, y nadie se da cuenta, o se quiere dar cuenta de ello.

    Personalmente no creo que lo sucedido en España, en Portugal, en Irlanda, en Grecia, sea fruto de la acción "incontrolada" y "tramposa" de un grupo de políticos que no sabían, o no querían saber, lo que hacía. No. Esas cosas no pueden suceder. No me lo creo. Hasta el más tonto de los ciudadanos españoles sabían que existía una burbuja inmobiliaria y que un día petaría; la única duda era, la frase era: "esto tiene que petar por algún sitio, pero es que ya hace dos años que dije lo mismo".

    Personalmente, reconozco que Zapatero me engañó con sus propuestas electorales (jamás le he votado, que quede claro) de pleno empleo, crecimiento, estado del bienestar, porque nunca puedes llegar a imaginar que alguien te engañe al 1000 por 100. Supuse que la locura duraría unos años más.

    Aquí, explicada la versión oficial, que es repetida en muchos medios de desinformación, es creerse que todo esto ocurre por "simple casualidad", o todo esto ocurre por "planificación del desastre".

    Existen libros que explican (no he tenido tiempo de leerlos al completo) que toda esta economía de casino está planificada e incluso se le ha llamado la "economía del shok". Los políticos han jugado su papel criminal en este juego. ¿Qué se puede hacer ahora?

    La respuesta es difícil. Ellos ponen las reglas. Ellos controlan el juego. Ellos ya pensaron todas las alternativas. Ellos son el asesino, el médico y el enterrador. ¿Qué se puede hacer a estas alturas?

    Yo rompería el tablero. No es nada nuevo y es una de las posibles alternativas que los banqueros ya tienen planificada. Hace meses leí un discurso que resumía perfectamente la situacion actual. Lo malo del discurso es que estaba escrito en 1933 por un alto dirigente nazi. ¿Casualidad? Yo no lo creo. Y tampoco me creo en la perfecta explicación, "supuestamente lógica", oficial, económicamente correcta, por la cual ahora debemos pagar por haber sido "mala gente". Eso es propaganda.

    Quienes de verdad se enriquecieron con todo esto, siguen enriqueciéndose hoy en día. Quienes planficaron la crisis, no la están pagando. Esa es la triste resalidad.

    Gracias por participar y saludos. Tengo el convencimiento que desde un punto de vista o desde otro, equivocados o no, con razón o sin ella, todos buscamos un mundo mejor y más humano.

    ResponderEliminar
  10. Se nota que el sr Andradas (al que he leido en otros blogs), sabe una barbaridad y es un experto.
    Pero yo creo, desde mi óptica de izquierdas, que la situación es insostenible y que el euro,tal y como está configurado, no tiene salida. Coincido con Stop.

    Por cierto,Wafah, siga el consejo del sr Andradas : cuando no se sabe de lo que se habla, lo más prudente es estar callada.
    Como me decía un profesor que tuve, "se puede ser tonto.Lo malo es demostrarlo".

    Un saludo.


    Ignacio.

    ResponderEliminar
  11. Hola Ignacio. Gracias por comentar. En internet hay artículos que apuntan a una planificación económica, intencionada, de auténtico desastre financiero mundial que sería utilizado para crear un Banco Central Mundial y una moneda única planetaria.

    Esta programación económica intencionada, suicida, de shok, del euro y el dolar, se encuadra dentro de estos planteamientos. La duda es saber si todo eso va en serio o es una artimaña más en todo este montaje. Saludos.

    ResponderEliminar