viernes, 25 de marzo de 2011

Satanismo ritual, crisis mundial y vibraciones de bajo espectro.

En España es muy poco conocido. David Icke es uno de los grandes de las teorías conspiranoicas. Posiblemente, al contrario que otros colegas ya desaparecidos, debe su gran fama, y el continuar con vida, a afirmaciones tan ridículas como que la familia real británica, y otros líderes mundiales, son capaces de transformase en lagartos. Otros conspiranoicos menos excéntricos y risibles, por cosas de la vida, de los accidentes, los ladrones violentos y los cánceres repentinos, hace tiempo que están criando malvas. Como él mismo reconoce, hace treinta años la gente acudía a sus conferencias con una gran bolsa de palomitas, perectamente dispuestos a soltar unas buenas y sonoras carcajadas. La gente se lo pasaban tan bien, y era todo tan gracioso, que esto le permitió seguir en la brecha de la investigación conspiranoica.

Pasaron los años y con el tiempo, David Icke, ha llegado incluso a dar una conferencia en el aula magna de la prestigiosa Universidad de Oxford. Y sin palomitas y sin risotadas. La conferencia está en internet y es sumamente interesante. En ella, claro, se abstuvo de hablar de lagartos verdes. Supongo que de ahí viene que no hubiera risotadas.

Entre sus multiples teorías, tras casi 30 años dedicado a investigar temas esotéricos y paranormales, asi como sociopolíticos, está la de los distintos niveles de iniciación y vibración vital. Básicamente, en todas las religiones el organigrama es parecido al de la masonería y se fundamenta en un mensaje religioso para la mayoría de la población, con unos dioses, pongamos, benefactores, con sus nombres, sus buenos propósitos y sus buenos ejemplos, y otro mensaje para una minoría de la población, adorando a esos mismos dioses, pero con otros nombres, satánicos. Son exactamente los mismos dioses, pero todo ha cambiado y en esta ocasión son bien visibles en su verdadera naturaleza depredadora y de poder, a los ojos de los creyentes verdaderamente iniciados.

A esta faceta descarnada y real de estos supuestos entes, dioses, sería a la que durante milenios, las élites, han rendido y siguen rindiendo culto. Esto explica que todas las religiones primitivas tengan rituales de sacrificios con sangre, de animales o humanos, y que durante toda la historia de la humanidad, la constante entre las élites, siempre ha sido propagar el miedo y la opresión entre la población sumergiendo a la masa en estados de conciencia de muy bajas vibraciones, de miedo, pánico, odio, resentimiento, envidia, miedo, tristeza, hambre, deseo y miseria espiritual, siempre alternando ciclos, para recargar las pilas, pero siempre volviendo a crear el caos, la opresion y la miseria.

Esa es la explicación, poco más o menos, de Albert Icke. Se podría explicar el mismo caso atendiendo a razones socioeconómicas, incluso de casta privilegiada que gobierna y pastorea a las ovejas, pero Icke prefiere dar sentido, credibilidad "cósmica" a este organigrama social de élites dementes y sin escrúpulos sumamente hipócritas y falsas. ¿Será acertado su punto de vista?

Él lo explica con detalle, unos diez minutos, en este vídeo.




video

1 comentario:

  1. He de advertir que mucha de la información y explicaciones de Albert Icke son interesantes, pero su mensaje final forma parte del organigrama de la Nueva Era. Quizás por ese motivo fue por el que aún sigue con vida, sale en el BBC y se le permitió dar una conferencia en el aula magna de Oxford.

    Lo advierto porque escuchar lo que explica este señor, como posibilidad, o curiosidad, puede estar bien, pero otra cosa sería creerse todo lo que diga o su mensaje final, que no está en este vídeo, pero si en otros documentales suyos, de difusión gratuita por internet y que duran hasta 3 horas. Nada, ni nadie, es totalmente inocente. Cuando a Albert Icke se le permite y se le ayuda a propagar su mensaje... será por que es bueno para ellos y casualmente coincide con el de la Nueva Era. Así que, mejor que nadie se deje comer el coco. No me gustaría pernsar que por mi culpa alguien redescubre la "sopa de ajo". Saludos.

    ResponderEliminar